Blogia
Canarias contra el GNL

¿Uno de los nuestros...? A vueltas con el último ataque a la Coalición contra el GAS

El artículo publicado en canarias-semanal.com por Octavio Hernández, bajo el título de "¿Con o sin razón?", posiblemente marca un punto de inflexión en el desarrollo de la lucha popular contra la imposición del Gas Natural Licuado a nuestra sociedad por parte de Gascan-Unelco. Nos parece todo un síntoma, y muy significativo, que nos está indicando que el conflicto entre defensores y enemigos de este combustible fósil está a punto de sufrir un notable recrudecimiento. A partir de la violencia de estos primeros choques, ya nos atrevemos a afirmar que la batalla del gas se va a enconar en los próximos meses y años en estas islas, hasta un punto que ahora mismo tal vez nos resulta difícil de imaginar.

La intervención del sr. H es un ataque en toda regla a uno de los colectivos de nuestra coalición ciudadana -y sin duda el más conocido de ellos-, el Tagoror Ecologista Alternativo. Aunque la verdad sea dicha, es una agresión perpetrada con un puñal mellado: su discurso tiene un vuelo muy corto, incluso resulta un tanto decepcionante para quienes esperábamos encontrar en él alguno de esos rasgos de ingenio que han hecho localmente famoso a este articulista. Aparte de insertar con calzador en su texto algunos términos propios de la jerga científico-social, y con los que intenta darle una cierta apariencia de desapasionamiento u "objetividad" a esta burda pieza de propaganda o panfleto, este "analista político" no aporta nada nuevo. No hace ninguna contribución digna de mención a lo que podría ser un verdadero debate sobre lo que supuestamente declara ser el tema de sus divagaciones, las diferencias estratégicas o de otro tipo existentes entre las corrientes del movimiento ecologista canario con respecto al gas natural licuado, etc. Esa ligera mano de barniz seudoteórico que le sirve de entrante a su alegato, no consigue evitar que se transparente que su único propósito es desacreditar las denuncias expuestas por el TEA y por el conjunto de nuestra coalición en esta campaña. Como era de esperar, tampoco ha logrado refutarlas seriamente, y su arsenal argumentativo se ha reducido a tópicos ya muy manoseados por todos los que escriben al dictado de los ejecutivos del monopolio energético, y por los políticos a su servicio, o que les sirven de aliados circunstanciales.

Su artículo no introduce nada nuevo, pues, en esta guerra propagandística entre defensores y detractores del nuevo combustible fósil. Ahora bien: lo verdaderamente sorprendente, y lo que hace de este escrito un dato muy significativo, es que por primera vez uno de estos ataques a las posiciones ecologista es protagonizado por alguien que pretende ser un "compañero" de trinchera, que incluso afirma compartir posiciones fundamentales con los colectivos que pelean contra la contaminación y las energías limpias en el Archipiélago. Que nosotrxs sepamos, al sr. H. le ha correspondido el honor de ser el iniciador de esta práctica de utilizar contra nosotrxs un cierto conocimiento de nuestro sector social, que hasta ahora era inaccesible a los consejeros del ramo, los funcionarios o los disciplinados robots de la compañía, como Juan Márquez, el ingeniero unelquiano que dirige el desembarco en Canarias del Gas Natural Licuado. O en su día el inefable Antonio Castellano, o tantos otros "unelcomen". Por tanto sí que tenemos que reconocer que en este caso estamos ante un ataque especialmente insidioso, porque por primera vez el monopolio ha logrado usar como arma a un verdadero infiltrado, a un quintacolumnista, plenamente dispuesto a utilizar su familiaridad con el mundo ecologista canario contra nuestros propios colectivos. Sin duda es mucho lo que está en juego en este enfrentamiento entre defensores y oponentes del Gas, para que los normalmente torpes muñidores de los intereses de Endesa hayan adoptado este tipo de tácticas sofisticadas. Y más propias de otros escenarios internacionales, en los que sí es habitual que las grandes corporaciones y gobiernos coopten a personalidades del movimiento social para utilizarlas en su lucha contra las organizaciones que defienden a los seres vivos, utilizando su supuesta reputación como "ecologistas" para confundir a la opinión pública, y si es posible, dividirla y neutralizar la lucha ciudadana.

Nosotrxs, como es natural, no vamos a responder aquí a los elementos del discurso del sr. H que se refieren exclusivamente al Tagoror Ecologista Alternativo. Serán en todo caso lxs compañerxs de este colectivo quienes repliquen a las afirmaciones del autor (porque bien pudiera ser que decidieran no prestar la menor atención a este personaje) de las acusaciones que plantea. Y sobre todo al aspecto más grave de su escrito, la acusación que les hace de haber incurrido en una flagrante incoherencia. En tanto que el sr. H afirma que TEA, en contraste con sus actuales actitudes "maximalistas" de rechazo al gnl, en el transcurso de la lucha en defensa de Vilaflor y de los bosques de Chasna, sí habría mostrado una actitud "pragmática" y "realista", negociando con las autoridades una modificación del trazado de la línea de alta tensión, para desviarla hacia las medianías y la autopista. Obviamente, sólo los integrantes de TEA están capacitados para afirmar o desmentir esto. Pero lo que sí podemos afirmar es que nuestros compañerxs del tagoror, a lo largo de más de una década de lucha en defensa de nuestra sociedad y de nuestros sistemas naturales, se han ganado a pulso su reputación de honestidad y rigor en la defensa de sus convicciones ecologistas, y que nunca se han desviado ni un milímetro de esa trayectoria. A nosotrxs no nos consta que TEA haya cambiado jamás su posición de rechazo incondicional de los tendidos de alta tensión, por su carácter contaminante, peligroso y absolutamente ineficiente desde el punto de vista energético (por no mencionar que constituyen un robo descarado y un despilfarro lamentable de dinero público). Y porque confiamos plenamente en la transparencia de nuestrxs compañerxs de TEA, declaramos que estamos totalmente segurxs de que el señor H. miente, y que nuestrxs amigxs del tagoror podrán demostrarlo fácilmente. Y atención, por si no ha quedado suficientemente claro, repetimos: no estamos diciendo que se equivoca, o que tiene el juicio nublado por una cierta ofuscación en sus propias ideas. Sino que está profiriendo verdaderos embustes, y que lo hace de forma deliberada y muy interesada.

Pero eso no es lo que nos interesa puntualizar en este caso. El ataque al TEA en este caso lo entendemos como una maniobra de mucho más calado: como una agresión en toda regla contra toda nuestra coalición y contra la campaña que estamos desarrollando, con el fin de dar a conocer a toda nuestra población los terribles peligros que entraña la introducción de este combustible fósil en nuestras Islas, y su verdadera naturaleza, como fuente de energía enormemente contaminante, altamente ineficaz y económica, social y políticamente ruinosa para Canarias. Y es por eso que nos consideramos con pleno derecho a responder a las intoxicaciones maliciosas de este nuevo paladín propagandístico del gas natural licuado. Pero en primer lugar permítasenos que expresemos una cierta satisfacción, porque de la propia virulencia e insidia de este acto de agresión, deducimos que esta campaña de información pública debe estar realmente incordiando a los impulsores del negocio gasero en las Islas y a los políticos a su servicio. Y es cierto, en la medida en que vamos consiguiendo llegar a un número creciente de ciudadanxs de las Islas, nos encontramos siempre con la misma respuesta: cuando se le provee de información suficiente sobre este asunto, nuestra población expresa un rechazo rotundo de esta increíble agresión, como muy pronto van a comprobar directamente los ejecutivos de Unelco-Gascan y el ayuntamiento de Granadilla cuando intenten construir esa regasificadora (ya han pedido los permisos oficiales para iniciar la instalación). Por eso nos sentimos cada vez más optimistas: esta campaña ha arrancado con todo absolutamente en contra, sin recursos económicos, con la prensa de estas islas cerrada a cal y canto a nuestras posturas, y para nuestra sorpresa, incluso con gran parte de la izquierda política y social establecida férreamente alineada con el negocio gasero. Y a pesar de todo, la respuesta de la gente, de lxs ciudadanxs, está siendo increíble.

Por supuesto, somos conscientes de que es la sensibilidad de nuestra sociedad la que está obrando este milagro y no nuestro esfuerzo, que sabemos bien hasta qué punto es insuficiente, y que es sólo un factor mínimo en todo este proceso. Nosotrxs no vamos a cometer el error de sobrevalorar nuestro propio trabajo. Quien acceda al sitio web donde hemos colgado los materiales de la campaña (http://www.todacanariascontraelgas.tk), observará en seguida que los medios que estamos utilizando son muy modestos. Salta a la vista que no contamos con grandes presupuestos (los colectivos que integran la coalición tienen en común que no se financian con subvenciones públicas ni privadas). Somos un grupo de activistas puramente voluntarios, sin liberados ni aparatchiks de ningún tipo, y nuestros materiales de información y propaganda son evidentemente obra de los meros aficionados en estas lides que somos, como no podía ser de otro modo. No somos Adena, ni Greenpeace-España, ni la Federación Ben Magec... Pero en cambio contamos con un elemento muy poderoso a nuestro favor: que lo que estamos diciendo es cierto, que la información que estamos dando a conocer es rigurosamente veraz, y la exponemos de modo directo, sin tapujos nbi subterfugios de ninguna clase. No nos andamos con el "sí, pero no", de los que siempre tienen miedo a decir la verdad, ni con ambigüedades u oportunismos tácticos de ningún tipo. Y por eso, al contrario de lo que ocurre con el ampuloso y sobre todo confuso discurso de los defensores del Gas, como el del propio sr. H., a nosotrxs la gente sí que nos entiende perfectamente.

Como la mayoría de los colectivos ecologistas de todo el planeta, nos limitamos a nuestro cometido, que es señalar el enorme peligro para nuestra población, y la agresión a los ecosistemas que entraña la adopción de este combustible, y hasta ahora, ni el señor H., ni ninguno de los ilustres defensores del gas con los que nos hemos topado, ha podido impugnar ni uno solo de nuestros argumentos. Por una razón muy simple: repetimos, tienen un apoyo científico muy sólido, que simplemente no pueden cuestionar. Son el resultado del estudio y la experiencia de muchos especialistas, técnicos y activistas ecologistas de todo el mundo, movilizados en cientos de organizaciones locales e internacionales que luchan por erradicar totalmente de los sistemas eléctricos el uso del gas natural licuado, especialmente en México y los Estados Unidos. Por eso nuestros oponentes (que conocen muy bien las mismas fuentes de información que nosotrxs utilizamos) no pueden contestarnos directamente, ni descalificar la información que proporcionamos. Sólo pueden recurrir a expedientes miserables como intentar arrojar sospechas infamantes sobre los motivos de nuestras acciones. Como la que intenta proyectar el ínclito señor H. cuando plantea su pregunta maliciosa, imitando el estilo de las más tópicas novelas policíacas: "Cui prodest?" ¿A quién beneficia...? Nosotrxs vamos a darnos el gusto de responder fácilmente a esta pregunta a esta especie de detective aficionado:

1) En primer lugar beneficia a los ecosistemas y los seres vivientes que se van a ver gravemente golpeados por la presencia de barcos regasificadores o de estaciones de este tipo sobre tierra firme. Como es bien sabido, en ambos casos la regasificación es una operación que normalmente se realiza con agua de mar, que para el combustible criogenizado (a menos de 200º bajo cero) es como si estuviera simplemente ardiendo. Esa diferencia de temperatura calienta el GNL y lo lo devuelve al estado gaseoso, pero la operación ocasiona que el agua sea vertida nuevamente al mar mucho más caliente de como entró en el circuito, con un aumento de temperatura de al menos 10 o 12º centígrados. El efecto que esta corriente continua de agua caliente tiene sobre las larvas y huevos de la fauna de la zona donde se ubica esa central es simplemente desvastador. Y por eso es considerado una catástrofe por las comunidades de pescadores, o los indígenas de las regiones donde se extrae y se procesa el metano. No son sólo los sebadales de Granadilla lo que está en peligro aquí, es toda nuestra fauna y flora marina en un amplio radio en torno al punto en que se produzcan esos vertidos de agua caliente. Es pues en primer lugar a esas poblaciones de nuestros ecosistemas litorales a quienes beneficia nuestro rechazo intransigente de la instalación de regasificadoras, tanto en la costa como a bordo de barcos ligeramente retirados de ellas.

2) En segundo término, los beneficiarios de esta lucha son las comunidades humanas que van a verse amenazadas por la instalación, da igual si es en tierra o en el mar, de esas auténticas bombas de relojería que son las plantas regasificadoras, los barcos metaneros y los tanques de combustible (en forma de curiosas granadas de color blanco, a veces rojo), y los más que peligrosos gasoductos. A estas alturas está más que comprobado que este combustible es todavía mucho más volátil que el fuel, y que ha causado ya gravísimas explosiones con muchas decenas de víctimas mortales en cada caso. Que pueblos como Las Maretas, Arico, o parte de San Isidro, Granadilla, o los núcleos de población más próximos, en el Sureste de Gran Canaria... corren un peligro muy cierto de sufrir una suerte como la de la localidad de Skikda en Argelia, golpeada por una tremenda explosión de gas hace tan solo un año. ¡Y eso que la industria dice que la seguridad del tratamiento del GNL ha mejorado mucho! También nos preocupa el personal de los barcos gaseros, en el caso de que se implantara aquí el sistema off-shore (que Unelco-Gascan no tiene la menor intención de asumir), y aunque les paguen por descargar ese veneno, tampoco queremos sus muertes sobre nuestras conciencias. No creemos que nuestrxs compañerxs de Greenpeace México y Estados Unidos estén mintiendo al advertir al mundo del enorme peligro para la población civil que es esta forma de energía sucia, cuando afirman que cada tanque de gnl contiene el equivalente en energía térmica de 55 bombas como la "little boy" que se arrojó sobre Hiroshima, hace ahora 60 años. Por tanto, si nuestros politicastros y los ingenieros de la compañía nos imponen este desastre anunciado, vamos a informar ampliamente a todxs lxs ciudadanxs, y a movilizarlxs más pronto que tarde para que le den a estos irresponsables criminales el trato que merecen, que no es otro que el de TERRORISTAS. Porque sólo como tales puede calificarse a tipos que ponen cargas de enorme poder explosivo junto a las viviendas de personas inocentes, para conseguir espúreos objetivos económicos o políticos.

3) En tercer lugar, el esfuerzo desplegado en esta lucha beneficia a toda nuestra sociedad, a toda Canarias, y esto en el más genuino sentido económico y social. Porque es difícil encontrar una fuente de energía que sea más ineficiente que el Gas Natural Licuado, que comparativamente requiere la quema de cantidades mucho mayores de combustible por unidad de energía que el mismo fuel. Porque los sistemas basados en gas muestran unos niveles de pérdidas muy superiores al 30%, que son los de los basados en el petróleo, un hecho escandaloso, comprobado por la propia administración federal USA. Y además requieren que un porcentaje creciente de él sea quemado exclusivamente para mantener el sistema eléctrico en funcionamiento. Es un despilfarro éste que nuestra tierra no se puede permitir, dada nuestra cada vez más escasa capacidad productiva, dada la ruina cada vez más profunda en la que se están hundiendo nuestro sector primario, nuestra escasa industria de transformación, nuestra economía real, no la especulativa, que no es más que fuegos de artificio. Y a unos precios que lo hacen todo menos rentable, con una dependencia asfixiante de fuentes exteriores de aprovisionamiento, que nos haría extremadamente vulnerables a cualquier alteración de la ya de por sí volátil situación geoestratética de la región en la que nos ha tocado vivir.

Para Canarias, el GNl representa sólo hundirnos en un déficit comercial cada vez mayor. Equivale a pobreza, a inseguridad y una gravísima dependencia del combustible argelino, o de cualquier otra procedencia. Todo lo contrario de lo que nos pueden aportar sistemas eléctricos insulares limpios, basados en nuestros propios recursos, como el del Hierro, que sí generan trabajo, que ahorran costes y producen beneficios, con una amortización segura en muy poco tiempo, y que al contrario que el negocio gasero, sí tienen la capacidad de crear trabajo, en la cantidad y calidad que estamos necesitando. Y que, lo que es más importante: pueden combinarse ventajosamente con la única economía o producción real que conocemos y que estamos dispuestos a defender, que es la agropecuaria (lo demás son papeles de colores y altas dosis de ideología), la única que va a dar un verdadero futuro a nuestra tierra. La única que nos puede hacer libres, saludables y mínimamente felices. Tienen toda la razón nuestros compañeros de Greenpeace-Usa al afirmar que el gas sólo puede sostenerse con subvenciones ingentes de dinero público a fondo perdido. Desde luego, es un mal negocio, y nosotrxs no nos lo podemos permitir.

4) Y en cuarto lugar, aunque no sea menos importante: esta lucha beneficia a todo nuestro planeta, a todos los ecosistemas y seres vivos, incluidos nosotrxs mismxs y nuestrxs descendientes. Lo más increíble es que cantamañanas bien pagados como este señor nos obliguen todavía a perder el tiempo esforzándonos por demostrar lo que es más que evidente: que todas, todas las emisiones de CO2 debieron haber cesado hace mucho tiempo ya, para que tuviéramos una oportunidad de superar la crisis ecológica global a la que estamos abocados. Y no estamos exagerando en absoluto. Quien lo desee puede consultar una amplia y muy actualizada bibliografía al respecto, suscrita por una representación muy nutrida de la comunidad científica mundial. Si no detenemos la quema de combustibles fósiles de forma drástica y generalizada, AHORA MISMO, es que estamos locos de remate. Todos. Da igual lo que diga este mercachifle o cualquier otro farsante político. La realidad es que no nos están contando para nada el estado auténtico de la cuestión, la velocidad a la que avanza el cambio climático en todo el planeta, e incluso tal vez sea mejor que no lo sepamos. Sabemos que los datos reales son increíbles, y lo único que podemos hacer es lo que estamos haciendo ahora mismo: pedir que detengamos este holocausto, antes de que sea tarde. Porque ninguna otra catástrofe en la historia de la humanidad o de toda la biosfera, habrá sido comparable a lo que va ocurrir muy pronto si no ponemos fin de una vez al ciclo criminal del carbono. Y por supuesto, no podrá ser por las buenas. Que nadie piense que Unelco, Repsol o Shell van a renunciar a matarnos a todxs para seguir acumulando beneficios. Lo único que puede salvarnos es la movilización popular, la afirmación drástica de la soberanía de nuestros pueblos, poniendo fin a esta locura, a esta brutal dictadura de los contaminadores, e implantando de una vez sistemas energéticos limpios y compatibles con la preservación de nuestros ecosistemas. Como esas que trata de desacreditar torpe y mentirosamente el autor de ese artículo que comentamos.

Para terminar: no nos importa una mierda a quién perjudica nuestra lucha: Si perjudica al tripartito que monopoliza este remedo de parlamento que sufrimos en nuestra tierra. Si perjudica a sus nuevos y viejísimos cómplices de la llamada Nueva Canarias, y a sus amigos en algún que otro grupo "social" o incluso oficialmente "ecologista". Si perjudica a los ingenieros y ejecutivos del corrupto, despilfarrador, ineficiente y antidemocrático monopolio de Unelco. Si perjudica a los generales gorilas que explotan el gnl argelino (porque su pueblo no ve un solo dinar de los beneficios que produce)... No nos importa lo más mínimo. No pensamos seguir el sabio consejo del distinguido articulista, y de sus amigos políticos y burócratas profesionales. No nos interesan las supuestas "lecciones" que ud. tan generosamente se brinda a impartir al movimiento ecologista. Guárdese sus clases magistrales de "realismo político", es decir, de falta de escrúpulos morales, de cinismo puro y duro, y no en el sentido filosófico y helénico del término, precisamente. Despreciamos absolutamente el dinero público, y el mundo de moquetas (acumulan demasiado polvo y pueden producir asma) de intrigas y ridículas vanidades oficiales que estos pobres seres consideran el summun de la realización personal. Quédense con toda esa miseria, se la regalamos.

Y por eso mismo pasamos de su supuesto "pragmatismo", que no es más que oportunismo. De todas esas consideraciones de oportunidad, de tácticas y de rodeos, una materia en la que ud. nos considera tan ignorantes. No las ignoramos, las combatimos, caballero, que no es lo mismo. No tenemos ningún motivo para hacer concesiones a las cobardías, el miedo, los intereses o las vergonzosas complicidades de nadie. NUESTRO ÚNICO COMETIDO ES DEFENDER A LOS SERES VIVOS, tanto los de esta tierra como los de todo nuestro planeta, frente a todas las estructuras, las tecnologías y las prácticas de dominación que los destruyen o los amenazan. A todos los seres que hemos mencionado antes, y a muchas miríadas más, muchos aún por nacer. No vamos a desviarnos ni un milímetro de nuestra línea, que es clara y definida, exactamente la misma que sigue el grueso del movimiento ecologista internacional. Porque lo cierto es que esta especie de chanchullo incalificable que es el seudoambientalismo cobarde, subvencionado y políticamente castrado que todavía impera en nuestra tierra, hoy en día es la excepción en este planeta, y no la regla, afortunadamente. Y es sólo cuestión de tiempo que el propio desarrollo y maduración de la sociedad civil canaria, cree las condiciones para el surgimiento de un verdadero movimiento ecologista isleño auténticamente autónomo de todos los poderes existentes, a la altura de los tiempos que vivimos, y plenamente homologable con el del resto del mundo. Un movimiento que sí que tendrá un verdadero carácter masivo, y será capaz de actuar con la máxima contundencia en todas las islas, en defensa de nuestro futuro. La esperanza nos mantiene.

En conclusión: no sabemos por qué pretende este señor ser uno de nuestrxs compañerxs. A nosotrxs no nos lo parece. Sinceramente, no creemos que sea unx de lxs nuestrxs, sino todo lo contrario. Creemos que es sólo uno más entre tantos correveidiles con que cuentan el monopolio eléctrico y sus aliados políticos, él sabrá por qué motivo, si lo que está buscando es una corbata de armani o el traje completo, un puestito de algo o qué. Es una cuestión que no es relevante para el tema que estamos discutiendo. Lo que sí nos preocupa es que infiltrados y provocadores como éste puedan debilitar la necesaria lucha social en rechazo a la imposición del GNL a nuestra comunidad. Como decíamos en un principio, hemos entrado en una etapa en la que las fuerzas económicas y políticas dominantes están dispuestas a jugar la carta de la división del propio movimiento ecologista, con supuestos "profesores" como éste, que organizan falsos "debates" para ilustrarnos sobre lo ilusos que somos al oponernos a los que roban y los que matan a los seres vivientes. Nos preocupa y mucho que haya organizaciones supuestamente ambientalistas (pero bien amordazadas por dinero público y por obediencias partidistas), que están dispuestas a engañar deliberadamente a lxs ciudadanxs, contándoles el cuento chino de que para evitar que se realice el criminal proyecto de puerto que quiere hacer Gascan en la costa de Granadilla, tenemos que resignarnos a que se extermine a la fauna de este último enclave virgen de nuestro litoral por esos barcos regasificadores. O a que nos coloquen esa bomba mortífera en el propio Santa Cruz. Hasta ahora no habíamos tenido que hacer frente a este tipo de enemigos internos, pero ya comprobamos que en esta batalla Unelco se está jugando el todo por el todo. Seguramente porque las propias derrotas que le infligió la lucha popular, especialmente en la campaña en defensa de Vilaflor, han debilitado su posición política de forma terrible, de modo que si pierde esta nueva confrontación, sus propios amigos políticos seguramente acabarán por despedazarla. A lo que nosotrxs añadimos, ¡que así sea!

Sepan pues que somos conscientes del peligro que representan para la lucha social estos quintacolumnistas sin escrúpulos. Y que del mismo modo que sabemos enfrentarnos a Unelco, estamos dispuestos a hacerle frente con la máxima contundencia a todos sus posibles cómplices y portavoces. Y francamente, aunque este artículo nos ha servido para detectar por dónde van a ir las próximas campañas de nuestros enemigos, de lo que tomamos buena nota, el sr. H y sus amigos deben saber que el tipo de armas que están utilizando contra nuestra campaña tampoco nos impresionan demasiado. Si todo su arsenal propagandístico se reduce a alegatos tan endebles como éste, Unelco y sus cómplices políticos ya están derrotados de antemano, y en el terreno que verdaderamente cuenta, que no es en los salones de los ayuntamientos o de otras farsas institucionales: sino en el corazón y la mente de nuestro pueblo, que es quien decidirá de verdad el resultado de esta contienda. Así que se lo podemos garantizar: no nos detendrán, ni con panfletos como éste, ni siquiera con balas, porque en ese caso habrá miles que tomarán nuestro puesto. Seguiremos trabajando por levantar la resistencia y la movilización ciudadana contra este proyecto criminal, y más vale que se den cuenta de una vez, ¡No nos gasearán! Esos barcos de la muerte, también llamados metaneros, nunca podrán atracar en nuestras costas.

Aureliano Marrero Muñoz (DNI: 42.027.780-H)
Miembro del Círculo Ciudadano CONCIENCIA PLANETARIA
Colectivo integrante de la Coalición Ciudadana TODA CANARIAS CONTRA EL GAS
http://www.todacanariascontraelgas.tk Correo-e: todacanariascontraelgas@gmail.com

======================

Y aquí les traemos el artículo del Sr. H. que ha motivado este comentario, y que presentamos aquí sin modificar ni una coma, por supuesto:

http://www.canarias-semanal.com/

¿CON O SIN RAZÓN?

Según Octavio Hernández, autor de este artículo, el debate sobre que tipo de energía se debe aplicar en el Archipiélago nos permite contemplar las distintas estrategias de los diferentes grupos ecologistas. Por un lado,dice,nos encontramos con la postura del TEA (Tagoror Ecologista Alternativo) en Tenerife sostiene una oposición radical a la introducción del gas natural, para lo cual ha intentado abrir la agenda pública a través de mociones en los ayuntamientos. Por otro lado, la Federación Ben Magec en Gran Canaria ha planteado abrir la agenda proponiendo el sistema off-shore como una alternativa al desarrollo portuario y a la instalación de una central regasificadora en Arinaga a 500 metros de la población.
---------------------------

El movimiento de objeción de conciencia e insumisión logró abolir el reclutamiento obligatorio, entre otras causas, porque consiguió abrir continuamente la agenda gubernamental durante treinta años de lucha sin cuartel. Abrir la agenda públicamente obligaba a las fuerzas políticas y al poder ejecutivo a adoptar posturas y decisiones que creaban nuevas oportunidades y posibilidades para las reivindicaciones, impidiendo el estancamiento de la acción colectiva. La modificación de las condiciones del conflicto no permitían satisfacer el objetivo principal, pero sí objetivos parciales cuya acumulación acabó imposibilitando la viabilidad de la conscripción. El caso de la objeción e insumisión constituye un verdadero paradigma para encuadrar la acción de los movimientos sociales, cuyos éxitos ante la democracia representativa están en relación directa con su capacidad para adoptar y adaptar estrategias conducentes a abrir la agenda y focalizar la atención política y gubernamental, reiterando y regenerando los elementos de conflicto, más que a la movilización de recursos.

El TEA contra la off-shore
El debate energético del archipiélago nos permite contemplar las diferencias en las estrategias ecologistas. Por un lado, la postura del TEA en Tenerife sostiene una oposición radical a la introducción del gas natural, para lo cual ha intentado abrir la agenda pública a través de mociones en los ayuntamientos. Por otro lado, la Federación Ben Magec en Gran Canaria ha planteado abrir la agenda proponiendo el sistema off-shore como una alternativa al desarrollo portuario y a la instalación de una central regasificadora en Arinaga a 500 metros de la población. El mismo planteamiento de regasificación en el mar existe en Tenerife para restar argumentos a la construcción del puerto y central de Granadilla, cuyo informe de impacto no contemplaba ninguna alternativa técnica.

Tras la moción aprobada en algunos ayuntamientos, empezando por La Orotava donde ATI sorprendentemente la apoyó y salió por unanimidad, la estrategia del TEA se ha empeñado en rechazar la alternativa off-shore a través de pronunciamientos públicos. No se puede ocultar que la capacidad del TEA para abrir la agenda gubernamental a través de mociones municipales que plantean directamente el objetivo final de impedir la introducción del gas natural ha sido nula y está estancada, pues depende de la fuerza y presencia de los partidos que la han apoyado y estos son muy minoritarios -tienen representación en 6 de los 67 municipios isleños, siempre en la oposición.

En cambio, la toma de posición de los ayuntamientos de Santa Lucía, Ingenio y Agüimes contra la planta regasificadora de Arinaga basándose en la alternativa técnica off-shore, ha supuesto un acuerdo firme que está consiguiendo abrirse paso en la esfera pública, al haber obtenido pleno apoyo desde los grupos de gobierno de estas corporaciones. Sin embargo, el TEA critica que si los ecologistas se suman a este frente, eso es entregarse al “capitalismo salvaje”, a Nueva Canarias y, en definitiva, a GASCAN al aceptar que se introduzca el gas natural, que se empleará en un 98% en las centrales de ciclo combinado de Unelco-Endesa de Tirajana y Granadilla.

Este empeño del TEA resulta sorprendente tras la experiencia del tendido de alta tensión de Vilaflor. En efecto, el TEA apoyó y participó directamente en reuniones a puerta cerrada con alcaldes y concejales de Coalición Canaria y el PSOE de los municipios de Arona, San Miguel, Vilaflor y Granadilla, con el fin de que el tendido de alta tensión no atravesara ni los espacios naturales ni las medianías del Sur de Tenerife. La alternativa de consenso para evitar el impacto fue pasar las torres de alta tensión paralelamente a la autopista. Con ello, el TEA logró abrir la agenda gubernamental y bloquear la pretensión de tender la línea por las medianías. Sin embargo, en relación con la postura cerrada que ahora plantea contra la alternativa off-shore, el TEA no puede negar que aquella salida negociada no supuso ni la abolición de los intereses de Unelco-Endesa (los cables van de la Central de Granadilla a la de Chayofa), de la patronal turística, de los constructores desarrollistas del Sur que necesitaban electricidad (como Polanco en el complejo Abama), ni tampoco un avance en la introducción de energías renovables. Además, desde el punto de vista ecologista, el nuevo trazado planteaba algunos problemas de contaminación electromagnética por la cercanía a la autopista y a los núcleos poblados aledaños. Quienes participamos activamente en este movimiento no consideramos que la solución pactada supusiera entregarnos a Unelco-Endesa, ni al “capitalismo salvaje”, ni por supuesto, a Coalición Canaria, con cuyos alcaldes mantuvimos una entente cordiale a pesar de nuestras notables diferencias ideológicas y estratégicas. Simplemente, nos pareció más conveniente para el interés general una solución parcial, pues estábamos en la tesitura de perderlo todo y ver frustradas las expectativas de las asambleas ciudadanas.

Los proyectos de puertos y centrales regasificadoras suponen, en Granadilla y Arinaga, una tesitura idéntica. El movimiento de oposición es masivo, con presencia no sólo ecologista sino también vecinal y de otros colectivos sociales y organizaciones políticas. La presión del movimiento motiva lógicamente el interés de las corporaciones en cuyo territorio se ubican estos proyectos, como principales y más directas receptoras de las demandas ciudadanas, algo que es independiente del partido que gobierne como ocurrió también con Vilaflor y las medianías en Tenerife. Las presiones de las autoridades y consorcios portuarios y lobbyes de construcción y comercio interesados en construir a toda costa estas infraestructuras se centran actualmente en la Comisión de Medio Ambiente de la Unión Europea, último recurso del ecologismo para impedir que se inicien las obras. En este contexto concreto se produce el posicionamiento favorable a la off-shore de los ayuntamientos y de algunas organizaciones de oposición, ya que en los informes de impacto ambiental no se contemplan alternativas técnicas a estas infraestructuras y la regasificación directa desde el buque a la central de ciclo combinado podría evitar tanto la construcción de diques portuarios como de la propia central.

Entonces, la pregunta es cui prodest?, ¿a quién beneficia y a quién perjudica el TEA con su empeño en situar en la agenda pública objetivos máximos desvinculados del contexto concreto en el que se desenvuelve la lucha contra estas infraestructuras, ofreciendo argumentos que dividen al movimiento de oposición y sirven a quienes desean “demostrar” ante la Unión Europea que no hay ninguna alternativa a la construcción de las mismas? ¿Por qué el TEA no aplica a esta situación su experiencia en la lucha por Vilaflor y por las medianías, cuyas implicaciones ecológicas y políticas fueron desde luego más contradictorias que las que se plantean en la actualidad?

El TEA y los molinos
El TEA propone de forma maximalista que se introduzcan las energías renovables y se rechace el gas natural, e incluye en ese rechazo cualquier planteamiento que intente reducir el impacto de las infraestructuras relacionadas con esta forma de energía. La postura del TEA parece implicar que las energías renovables se sitúan fuera del “capitalismo salvaje”, en tanto que la off-shore se presenta como una expresión del sistema, de los sinvergüenzas y de los “mono-amigos”, entre los que estaríamos quienes no vemos ninguna alternativa sin abrir la agenda gubernamental buscando con urgencia un consenso capaz de paralizar las obras, toda vez que la decisión de la Comisión de Medio Ambiente es inminente. “Mono-amigos” serían también quienes han propuesto la alternativa, compatible con la off-shore, de desarrollar el puerto de Santa Cruz y no construir el de Granadilla.

El TEA ignora el negocio que está comenzando en torno a las renovables, sobre todo la eólica, que hoy está en el punto de mira del “capitalismo salvaje” y da lugar a casos de corrupción como el detectado en el concurso del parque eólico de Arinaga, que actualmente estudia la fiscalía con reparto de comisiones incluido. ¿Es esto lo que defiende el TEA?

En los últimos años, los avances tecnológicos en el diseño de los aerogeneradores han permitido reducir la amortización de la adquisición e instalación de las molinetas a cinco años, situándolo dentro del margen de beneficio capitalista (la fotovoltaica requiere todavía unos diez años de amortización, haciéndola todavía poco atractiva para el negocio privado). En medio de una crisis del sector de la construcción, los empresarios tinerfeños y grancanarios han desatado una creciente presión sobre los poderes públicos para entrar en este mercado, ya que temen por un lado que la mayor experiencia existente en el sector eólico de otras comunidades autónomas permita a empresas externas ganar los concursos en Canarias, y por otro deben enfrentarse al abuso de posición dominante de Unelco-Endesa, que después de haber bloqueado el desarrollo de las energías renovables en los últimos veinte años se apresta a encauzar este mercado ahora que es rentable según sus propios intereses, desplazando a sus competidores (recuerden el “caso Vigara”, por el que Unelco se hizo con el parque eólico de Fuencaliente gracias a la prevaricación). Sin embargo, las implicaciones de este negocio también incluyen un cambio en los usos del territorio que debería alarmarnos. Grandes extensiones de suelo en el Sur de Tenerife y Gran Canaria están cambiando de propietarios, adquiridos con fondos RIC, con destino a albergar molinetas si los estudios de potencial eólico dan resultados satisfactorios. Por esa razón, desde que Luis Soria sacó a concurso 347 MW de potencia eólica, se han presentado ¡en menos de un año! solicitudes equivalentes a la instalación de unos 5.000 MW, que es el límite máximo de explotación eólica que tienen las islas, según el ITER.

¿Se han vuelto ecologistas los empresarios de la construcción? No, ocurre que conforme avanza la merma de resultados económicos de los constructores está aumentando el nerviosismo por hacerse sitio en los concursos eólicos, frente a las empresas peninsulares, frente a otros competidores isleños y frente a la posición dominante de Unelco-Endesa. En la agitación “salvaje” se ven arrastradas las administraciones locales y autonómica y la especulación del suelo, porque los empresarios han decidido plantar molinetas en lugar de edificios. Con ser nueva y paradójica esta situación, también están siendo arrastrados aquellos ecologistas que no entienden qué está pasando y mantienen sus posturas desfasadas procedentes de una etapa anterior en la que la energía eólica era una alternativa de interés general contra los intereses privados debido a que no era rentable y sólo podía desarrollarse con inversión pública, mientras que los interesados en hacer negocio con los combustibles fósiles (CEPSA y Unelco-Endesa) maniobraban para que la instalación de energías eólicas no les restase mercado.

El TEA está defendiendo las renovables con una actitud ciega ante estos cambios en el “capitalismo salvaje” de nuestro archipiélago. Quienes nos opusimos al impacto de las torretas de Unelco en los espacios naturales, estamos alarmados por la posibilidad cierta de que un descontrol administrativo sujeto a presiones de estos grupos empresariales siembre de molinos el paisaje con el fin de entrar en el negocio eléctrico. El impacto ecológico de una instalación irracional de la energía eólica puede ser brutal, al menos tan rechazable desde un punto de vista ecologista como el de las emisiones de CO2 de las centrales de ciclo combinado de gas natural, cuya reducción a corto plazo está más determinada por el uso de motores eléctricos mixtos en el mercado y parque automovilístico que por el bloqueo de las centrales de gas natural. La postura del TEA no sólo peca por exceso al coincidir contra la alternativa off-shore con quienes quieren construir puertos y regasificadoras, sino también por defecto por no entender que estos mismos capitalistas están ejerciendo presiones descomunales para obtener licencias de explotación eólica, volcados en la especulación del suelo en las zonas de viento de las islas, sin ningún criterio ecológico respecto al impacto de una implantación desmedida e irracional de esta tecnología. En definitiva, el TEA haría bien en realizar menos descalificaciones y analizar mejor el equilibrio de la balanza de verdades y mentiras en el actual mercado energético isleño y sus consecuencias ambientales, no sea que los argumentos “infantiles y bobos” acaben siendo los suyos, dicho sea con todo el cariño de un compañero de lucha.La toma de posición de los ayuntamientos de Santa Lucía, Ingenio y Agüimes contra la planta regasificadora de Arinaga basándose en la alternativa técnica off-shore, ha supuesto un acuerdo firme que está consiguiendo abrirse paso en la esfera pública, al haber obtenido pleno apoyo desde los grupos de gobierno de estas corporaciones.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres