Blogia
Canarias contra el GNL

El Ayuntamiento de Agüimes negará la Licencia Municipal a la Planta de Regasificación, rechazada también por toda la Mancomunidad del Sureste de Gran Canaria

El alcalde de Agüimes, Antonio Morales, anunció este martes que el Pleno del Ayuntamiento denegará a la Compañía Transportistas de Gas Canarias (Gascan) la licencia municipal necesaria para instalar una planta de regasificación en Arinaga. No en vano, la Mancomunidad del Sureste de Gran Canaria decidió este martes rechazar la infraestructura energética proyectada en la zona, ya que "plantea graves problemas medioambientales y gran preocupación en los residentes de la zona".

Miércoles, 13 de abril de 2005: ACN/ CANARIASAHORA. Las Palmas de Gran Canaria:
“No le quepa ninguna duda”, subrayó el alcalde de Agüimes ante una eventual negativa a conceder licencia municipal a Gascan para operar en la zona tras el rechazo acordado por unanimidad este martes por la Mancomunidad del Sureste de Gran Canaria. La legislación estatal prevé que todas las actividades que no sean de uso estrictamente portuario deben contar con el permiso de los ayuntamientos implicados.

En este contexto, Antonio Morales auguró que, “con toda seguridad”, las sesiones plenarias de los ayuntamientos de Agüimes, Ingenio y Santa Lucía de Tirajana acordarán rechazar la construcción de la planta de gas. “No vamos a permitir de ninguna manera que se ponga en riesgo la seguridad de los ciudadanos”, sentenció el también dirigente de Roque Aguayro.

En cualquier caso, Morales matizó que el rechazo se limita a la planta proyectada y no a la introducción del gas natural en el Archipiélago. “Como quedó claro en las jornadas sobre pros y contras de la instalación de una planta de gas en el Sureste, existen otras alternativas que no hipotequen el futuro de nuestro territorio y pongan en peligro las seguridad de los vecinos”, destacó el alcalde de Agüimes en referencia a la utilización de sistemas off shore’.

Precisamente, la Mancomunidad formada por los ayuntamientos de Agüimes, Ingenio y Santa Lucía rehusó, tras estudiar las ponencias y debates de las Jornadas sobre pros y contras de la instalación de una planta de gas en el Sureste", albergar esta infraestructura y solicitar a las administraciones públicas "medidas para desarrollar el ahorro energético, promover la máxima penetración de las energías renovables e impulsar los estudios necesarios para la implantación de otros combustibles". Si fuera necesaria la introducción de este tipo de carburante en la Isla como fuente de diversificación energética, el órgano sureño apuesta por "alternativas más respetuosas con el medio ambiente y con menos riesgo para la población".

De esta forma, desde la Mancomunidad se abogó por implantar sistemas de mar adentro u off shore a través de barcos regasificadores y "donde se apliquen todos los condicionantes ambientales necesarios". Los tres ayuntamientos respaldan así la alternativa propuesta por grupos y formaciones políticas ecologistas, ya que "aminora los impactos sobre el territorio, el paisaje, el medio marino y la seguridad frente a la infraestructura proyectada por la Compañía Transportista de Gas Canarias (Gascan). Endesa (74%), el Gobierno canario a través de la empresa Sodecan (21%) y las dos cajas de ahorro isleñas (5%) participan en la compañía gasista.

Además de la planta prevista en Arinaga, Gascan también proyecta una infraestructura similar en el futuro puerto de Granadilla, obra respaldada por múltiples instituciones estatales y canarias y cuestionada por colectivos sociales y ecologistas por su repercusión sobre el litoral del sur tinerfeño.

http://www.canariasahora.com/ceconomia/editar_noticia.asp?idnoticia=61068&idtemageneral=4

==========

(Aparecido en la sección Top Secret de canariasahora.com del miércoles 13 de abril)
¿Y GRANADILLA?
Si la Regasificadora no es motivo, pocas excusas quedarán

Tampoco se pierdan la información que les venimos ofreciendo desde mediodía de este martes en relación con las plantas regasificadoras y los muelles canarios donde instalarlas. Granadilla y Arinaga eran los puertos en los que se ha pensado levantar esas instalaciones tan conflictivas. Pero ya se han pronunciado los alcaldes del Sureste de Gran Canaria diciendo que con ellos y con sus vecinos que no cuenten. Es cierto que los municipios son dueños y señores del planeamiento y de las licencias, pero también lo es que si declaran de interés general estas plantas, lo tienen crudo. Pero peor lo tendrá aquel Gobierno que se enfrente al poder municipal en un asunto tan sensible. Lo de este martes es un nuevo frenazo a las aspiraciones gasísticas de algunos, además de un revolcón a las tesis sobre la necesidad de Granadilla si se confirma la bondad de las gasificadoras de mar adentro, también conocidas como offshore.

==========

UN BREVE COMENTARIO FINAL A ESTA IMPORTANTE NOTICIA:
Sinceramente felicitamos al ayuntamiento de Agüímes y la Mancomunidad del Sureste de Gran Canaria por su valiente postura contra estas instalaciones enormemente peligrosas para nuestra población. Han adoptado una posición ejemplar, que confiamos en que pronto sea también la que tomen los ayuntamientos de Granadilla de Abona y Arico, en el sur de Tenerife, en defensa de la seguridad de su propia población. Desde luego, ahora ya no podrán comprender las y los residentes de la zona el silencio de los responsables políticos municipales que están siendo cómplices de una iniciativa que está literalmente poniendo en serio peligro sus vidas.

Consideramos esta decisión de las instituciones locales del sureste de Gran Canaria como un enorme paso adelante. Un gran avance logrado gracias a la valentía de estos representantes institucionales, y sobre todo a la oposición cada vez mayor de nuestrxs ciudadanxs a estos planes irresponsables. Pero también debemos dejar claro que entendemos la resolución que han adoptado también sólo como un primer paso -necesario, sin duda-, pero insuficiente, puesto que concede a Gascan-Unelco y al gobierno la posibilidad de establecer esa peligrosa instalación a escasa distancia de nuestras costas, en barcos regasificadores o dispositivos de suministro de GNL off-shore, lo que tan solo significa literalmente "alejados de la orilla". Porque creemos que esta tampoco es la solución, o al menos no la mejor, ni la que por supuesto se merecen nuestra sociedad y nuestros ecosistemas.

Sin duda la fórmula off-shore tiene la virtud de alejar esa bomba temible que es toda planta planta regasificadora, de los más próximos núcleos habitados por nuestras y nuestros ciudadanos unos cientos de metros, o unos pocos kilómetros, sin duda una distancia mucho más prudente. Pero quienes están transigiendo con esta solución intermedia deben saber que esa solución también entraña otros graves riesgos, fundamentalmente el de constantes derrames de gas natural licuado en nuestras aguas. Pérdidas totalmente inevitables, que irán desde pérdidas pequeñas casi diarias, a grandes vertidos ocasionales (muy frecuentes en todo el mundo), y que causarán un muy serio perjudicio para el litoral de estas zonas. La experiencia demuestra en esta materia demuestra que esos derrames son imposibles de controlar. Es verdad que los vertidos de petróleo en crudo y de fuel oil causan graves daños (recordemos la reciente catástrofe que supuso el Prestige), pero se puede intentar recuperar parte de la masa de combustible gracias a barcos especializados en estas operaciones. Pero esto simplemente es imposible en el caso del GNL, que se disuelve en el agua de mar a toda velocidad.

Nos parece por tanto que la fórmula off-shore NO ES LA SOLUCIÓN a este problema gravísimo que han creado los directivos de UNELCO-GASCAN y los políticos canarios a su servicio, es sólo alejar un poco de nuestras poblaciones el peligro que supone el suministro y la regasificación, y nada más. Es una respuesta mínima a la muy justificada alarma que causan en nuestra gente esas instalaciones altamente peligrosas, pero seguramente a costa de dañar gravemente nuestros ecosistemas marinos. Sin olvidar que la introducción del GNL a pesar de todo supondrá graves emisiones de gas metano, el más importante de los gases invernadero, además de que su combustión equivale a otra nueva fuente de CO2, el mayor responsable del cambio climático. Tampoco es la solución que Canarias necesita desde el punto de vista energético y económico, haciéndonos depender una vez más de un suministro de combustible fósil que no necesitamos, con un coste económico enormemente gravoso para nuestra sociedad.

Reiteramos por tanto nuestra posición en este sentido, la misma de la coalición ciudadana Toda Canarias contra el Gas, en la que está integrado nuestro colectivo: rechazamos absolutamente este combustible altamente contaminante, peligroso para nuestra población o para nuestro ecosistema marino y litoral, y que este país no necesita, porque contamos con recursos naturales y limpios -y económica y socialmente mucho más rentables- para producir la energía que necesitamos. En esa lucha vamos a continuar, con más empeño que nunca, precisamente ahora que comprobamos que los representantes institucionales de las y los ciudadanos ya empiezan a ser plenamente conscientes de los riesgos que supone el Gas Natural Licuado.

Enmanuel Goldmann
Círculo Ciudadano CONCIENCIA PLANETARIA
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres