Blogia
Canarias contra el GNL

El Puerto de Granadilla, parte del mismo proyecto energético fracasado, por TEA

¡Ya está bien!, noviembre de 2004

La alternativa al Puerto de Granadilla es el desmantelamiento del monopolio de UNELCO-ENDESA en Canarias, y que la Administración tome las riendas de la energía bajo un PECAN, que responda a las verdaderas necesidades de Canarias, y basado en las Energías Limpias.
Las centrales de Caletillas, Granadilla, y Arona, el Puerto de Granadilla y el tendido de Alta Tensión del Sur, junto al Polígono Industrial de Granadilla, forman parte de una misma estrategia para hacer rentable el negocio del gas natural, exportando energía eléctrica a toda la Isla de Tenerife y el gas ciudad al área metropolitana. Hay que tener en cuenta que el Proyecto del Gas Natural, que requiere fondos estructurales europeos para su financiación, no será rentable si no se emplea también para generar electricidad.
En el Proyecto del Gas Natural está todo el poder político implicado. El gran proyecto de UNELCO-ENDESA en Tenerife es el cambio de las centrales de fuel-oil a centrales de ciclo combinado con gas natural, que se venden como ecológicas pero que siguen siendo fábricas de C0r
El Puerto de Granadilla no se puede mirar de forma aislada, sino dentro de todo este contexto, al que de forma estructural también, está unido el cierre del Anillo Insular y la ampliación de las pistas aeroportuarias.
La falta de abastecimiento energético al sur de Tenerife es un cuento chino, una cortina de humo, que se suele emplear siempre que está en perspectiva alguna obra de gran envergadura, como en este caso, el Puerto de Granadilla, el Puerto Gasero y Cementero de Granadilla, tenga las dimensiones que tengan, y sean cuales sea los fines a los que se le destine.
El acuerdo de los alcaldes del Sur de Tenerife, respecto al tendido de alta tensión del Sur, en el sentido de llevarlo como pedía la Asamblea Ciudadana del Sur, por la autopista, no resuelve nada. Es verdad que confiamos en que al menos se decida finalmente que estos tendidos discurran enterrados por zonas urbanas, y no por el monte o las medianías, como exigió nuestra sociedad en un movimiento sin precedentes, que llevó a altas cotas de participación popular en los últimos años. Pero anunciamos desde ahora que los ecologistas no aceptaremos tampoco esta fórmula como solución definitiva.
Las líneas de alta tensión, con sus potentes campos electromagnéticos, y las sustancias peligrosamente tóxicas que se utilizan para su protección, siempre representarán una agresión a la salud de los seres humanos y a nuestros sistemas. Y además constituyen un medio de transporte comprobadamente ineficiente,_que_siempre registrará gravísimas pérdidas de energía, y por tanto producirá innecesüria-«emarnHiaeión, en perjuicio de todos. El acuerdo para implementar esta tecnología atrasada, ineficaz y nociva, aunque sea en forma soterrada, debe ser considerado sólo como un «mal menor», que exigimos que sea superado a medio plazo por un nuevo diseño de las redes de transporte de energía que sustituya en su mayor parte estos peligrosísimos tendidos por redes de media tensión más com-plejas, que sean suficientes para cubrir nuestras necesidades. Y ello necesariamente en el marco de un nuevo sistema energético insular, concebido y gestionado de acuerdo con las necesidades de nuestra población, que es lo que decididamente no saben hacer los responsables de UNELCO.
Y reiteramos que éste es el verdadero problema de fondo, el de la planificación, diseño y control del sistema energético tinerfeño, y los demás sistemas insulares de Canarias. Una cuestión vital para nuestra sociedad, en la que el gobierno y las instituciones locales de las islas han hecho siempre absoluta dejación de funciones, en lugar de trabajar por crear verdaderas soluciones con futuro, a la altura de las posibilidades tecnológicas actuales, y de las tendencias que en este terreno se imponen en todos los países desarrollados. Esto es lo que Canarias realmente necesita en el campo energético, y lo que no son capaces de proporcionarle nuestros dirigentes políticos, totalmente supeditados a los dictados del monopolio conformado por UNELCO-ENDESA y CEPSA.

Comienzo de los trabajos portuarios
Estamos ante el imperio del miedo, de los hechos consumados, de los fuera de la ley. Nos hallamos en una dinámica que es muy peligrosa. Mientras, el Gobierno desmantela el Departamento de Medio Ambiente, y algunos como el señor Soria se atreven a pedir que se derogue la poca «moratoria» que se había impuesto. Ante los hechos que estamos constatando en el Proyecto de construcción del Puerto de Granadilla (y que sólo repiten el mismo «modus operandi» ilegal que ya se utilizó para construir la Central de Granadilla, unos pocos metros más allá, no lo olvidemos), con pleno sentido de la responsabilidad, denunciamos ante todo el pueblo canario que UNELCO-ENDESA está detrás de la construcción del Puerto de Granadilla y es su verdadero beneficiario (gASCAN no cuenta, en el fondo es la propia ENDESA con sus peones accionistas tras ella). Denunciamos también la complicidad y desvergüenza del mal Gobierno canario y demás autoridades, que están asumiendo este proceso de descarada burla y vulneración de la legalidad vigente, en lugar de cortarla por lo sano.

Desde el Movimiento Ecologista nadie (por lo menos si está en su sano juicio) puede defender ninguna «alternativa» al proyecto actual de puerto gasero de UNELCO en Granadilla de Abona, si por tal se entiende otro posible emplazamiento para ubicarlo. Sobre todo porque rechazamos totalmente la introducción del gas como combustible en nuestro Archipiélago, porque es enormemente nocivo y contaminante.Y PORQUE NO LO NECESITAMOS. Esto lo afirmamos categóricamente.
Creemos que los hechos (tendido de Alta Tensión del Sur, Puerto de Granadilla, Refinería, anulación a gran escala de las Energías Limpias,...) están demostrando cada día que pasa que no debemos seguir tolerando más el poder absoluto que ejercen UNELCO y CEPSA sobre nuestras instituciones y nuestra sociedad.
Afirmamos que ha llegado el momento de desmantelar definitivamente el monopolio de UNELCO, y de que el Gobierno de Canarias expropie sus instalaciones de Generación y Sistemas de Distribución de la Energía, así como que clausure la peligrosísima refinería de CEPSA, como exigen los vecinos de Santa Cruz. Es decir, según nuestra opinión, la alternativa al Puerto de Granadilla y a la introducción del gas en_ Tenerife no es un problema técnico, sino político. El monopolio energético de UNELCO en estas islas es un verdadero cáncer, una de las peores formas de corrupción que sufren nuestras instituciones. Y este problema sólo podrá resolverse con nuestra lucha en la calle, presionando con nuestras movilizaciones, hasta expulsarlos de nuestra tierra. La verdadera alternativa es la lucha pacífica popular.
Resumen de un artículo de Tagoror Ecologista Alternativo (TEA): Consultar en
www.nodo50.org/tea

Fuente: periódico "Ya está bien", 27 noviembre 2004
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Raul -

hola estoy muy interesado en conocer mas a fondo el plan que tienen para implantar Gas en canarias, y cuales son los efectos nocivos de esta fuente de energía. tambien me gustaría saber los positivos.
un saludo
Raúl
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres